Autoridades peruanas han confirmado que han logrado desmantelar una red de tráfico de bebés que operaba en Cusco, los cuales se dedicaban a vender niños recién nacidos cuyo precio rondaba los $100 y $200.

Según información de las autoridades, aproximadamente un total de 20 niños habían sido vendidos en el extranjero, principalmente en países europeos.

Las pruebas fueron extraídas del whatsapp de una de las personas intervenidas, donde claramente se lee la negociación que hacían con los interesados en la compra de un bebé.